Facebook Link to Facebook Twitter Link to Twitter Instagram Link to Instagram Vimeo Link to Vimeo Youtube Link to Youtube Whatsapp Link to Whatsapp

SALIHA CHIGUER

Noviembre de 2015. Saliha tiene 3 hijos pequeños de 5 y 7 años. Era final de mes y ya no le quedaba dinero para comprar comida. Fue al supermercado Alcampo de Diagonal Mar, en Barcelona, y se llevó algunas cosas sin pagar. Al salir, el guardia de seguridad la paró y al confirmar que Saliha había robado la condujo al cuarto de vigilancia para que el Director del supermercado atendiera la situación. Cuando el Director bajó, ella le rogó que la dejara ir, ofreciéndole que le dejaba sus datos y que el primero de mes, cuando le ingresaran su dinero, le pagaría la compra. El Director no aceptó su pedido y prosiguió regañándola diciéndole “que ella había robado y que estaba harto de la gente como ella”. Saliha trató de explicarle que ella no lo consideraba un robo, que lo hacía por necesidad y que en todo caso tomara sus datos y la dejara ir. El Director subió el tono y empezó a recriminarle “¿porqué has venido de tu país? ¿quien me dice que esta es la primera vez que robas? Sois todos ladrones; eres una ladrona!”. Ella le rogaba, muy nerviosa y entre llantos, que por favor le dejara explicarse, pero el Director le gritaba entre insultos “siéntate, no me expliques nada o te pongo unas esposas, hija de puta”. Ante los intentos de defenderse de la situación y explicándole que debía ir a buscar a sus tres hijos la llamó “tonta, porqué te preocupas de tus hijos si saldrán ladrones como tú o peor”. Saliha quería salir de ese cuartito y solo pensaba en poder ir a buscar a sus niños. Se puso de pie y el Director la agarró fuertemente y la amenazó con sentarla a la fuerza. Como ella se resistía le dijo al vigilante de seguridad que la esposara. Estaba llorando, nerviosa y muy asustada. La tiraron al suelo entre 3 hombres y pisándole la espalda la redujeron entre golpes e insultos mientras le ponían las esposas. Finalmente llegó la policía, le tomó los datos y pudo ir a buscar a sus hijos, después de dos horas de retención. SOS Racisme – Catalunya lleva su caso que fue archivado y reabierto por presentación de un recurso de apelación.