Facebook Link to Facebook Twitter Link to Twitter Instagram Link to Instagram Vimeo Link to Vimeo Youtube Link to Youtube Whatsapp Link to Whatsapp

MOHAMED BANDO

Finales de septiembre de 2016. Mohamed fue al bar que suele frecuentar en Badalona después de salir de trabajar a media mañana. Solo estaban el dueño, Mohamed y un hombre mayor tomando una copa de cerveza, que ya conocía de otras veces porque siempre le llamaba moro. Mohamed se sentó cerca de la puerta por que hacía calor, se pidió un café y se encendió un cigarrillo. El hombre mayor le dijo con tono amenazante “no fumes, que no me gusta el humo”. A lo que Mohamed respondió que en el bar estaba permitido fumar y que si no le gustaba podía irse a otro lugar. El hombre agarró su copa de cerveza y sin contemplaciones, le lanzó el contenido a la cara. Él no quería responder al impulso de pegarle, porque se trataba de un hombre mayor, así que le respondió lanzándole el contenido de un cenicero, se dio media vuelta y decidió irse para que el altercado no fuera a mayores. Mientras salía por la puerta el hombre se le acercó por la espalda y le impactó la copa de vidrio en la oreja izquierda. Los cristales le produjeron una grave hemorragia y tuvo que ser trasladado al hospital en ambulancia donde lo intervinieron quirúrgicamente. Al salir del hospital puso la denuncia. Estuvo de baja unas semanas, con ataques de ansiedad, depresión y dificultades para comprender porqué le había sucedido aquello. Lo que Mohamed querría es que el hombre le pidiera disculpas por lo que hizo. Atacarle por la espalda sin decir nada, “es de traición, es de cobardes”, dice.